La primera jornada de manifestación y represión en el marco del tratamiento de la reforma previsional en el Congreso fue ese jueves 14 de diciembre – la segunda sería el lunes 18-. Ese día, Esteban fue con un amigo al centro porteñopara comprarle un regalo a su sobrino. Como son de Morón sur, se desorientaron en la gran ciudad y buscando el McDonald’s de 9 de Julio y Corrientes, se bajaron en la estación de subte Rodríguez Peña de la Línea A, justo cuando la Gendarmería avanzaba brutalmente contra los manifestantes.

Al subir a la superficie, ayudaron a una señora que estaba descompuesta y fue ahí que los uniformados lo atraparon. “El otro chico pudo zafar y mi hijo quedó detenido. Seguramente sabía que había una manifestación porque mira la televisión como yo, pero no se debe haber imaginado la dimensión, como no participa en ningún partido político ni nada”, explicó su papá este miércoles a Radio Megafón, la emisora de la Universidad Nacional de Lanús. A partir de ahí la historia es una pesadilla.

El papá de Esteban convoca a marchar este jueves 18 a las 11 a Comodoro Py para pedir la libertad de su hijo.

“Mi hijo está detenido en la Unidad Nº 26 de Marcos Paz porque cuando lo agarra Gendarmería y le pega, le sacan la mochila en la que tenía pantalones de fútbol y el juego de llaves de la casa. Al otro día, aparece la mochila en el juzgado de Claudio Bonadío con dos piedras y cinco panfletos de diferentes partidos políticos. Lo acusan de intimidación pública y de terrorista“, contó Pablo y cuestionó: “Él no tenía los panfletos, pero suponele que sí. No entiendo cuál es el problema. Estamos en democracia, ¿no?”.

“Como soy un pobre laburante, mi hijo está preso”

Al otro día, el abogado defensor Adrián Albor y el fiscal pidieron la excarcelación del joven y el juez Bonadio se la negó. Mientras, la Policía Federal allanaba la casa de Esteban en Morón Sur. “Me dijeron que buscaban elementos terroristas y no encontraron nada. Le buscaron antecedentes penales y no los tiene. El abogado apela la negativa de la excarcelación y la Cámara Federal se la niega hace diez días porque dicen que están buscando alguna foto o algún video de Esteban tirando una piedra, pero mientras tanto mi hijo está preso”, relató Pablo cada eslabón de esta cadena de injusticias.

“El abogado me dice que Esteban tendría que haber salido el mismo día que quedó detenido, pero estamos en una pseudodemocracia. Si estuviésemos en una democracia, mi hijo tendría que estar en libertad porque no se le comprueba nada. Él tiene que demostrar su inocencia, en vez de el Estado demostrar su culpabilidad”, consideró el papá, a la vez que asegura que “si tuviera mucha plata” su hijo estaría en su casa. “Como soy un pobre laburante, mi hijo está preso”.

Con emoción en su voz, Pablo cuenta que durante este mes se acercó gente del Movimiento Evita, de izquierda y de Unidad Ciudadana para acompañarlo. “Toda gente que conocí hace 25 días que se me acerca para acompañarme. Sin ellos no podría haber hecho la conferencia que hice el otro día o la marcha de mañana porque soy un simple trabajador”, explica.

La marcha se hará este jueves 18 a las 11 en Comodoro Py. “Va a ser en apoyo a mi hijo y para que me atienda el juez Torres, que es el que tiene la causa porque Bonadio está de vacaciones”, anticipó y reveló que ningún funcionario del Gobierno de Cambiemos se comunicó con él, en el marco de la detención arbitraria de su hijo.