La historia que dio la vuelta al mundo comenzó con la detención de un matrimonio, Kristine y Michael Barnett, acusados de abandonar a la pequeña en un departamento en Estados Unidos en 2014 para mudarse a Canadá con sus hijos biológicos.

Natalia Grace.

Habían adoptado a Natalia, oriunda de Ucrania, en 2010, cuando un médico calculó que tenía 8 años. Sin embargo, notaron que la menor tenía comportamientos de adulto, vello público y que padecía un trastorno psiquiátrico diagnosticado sólo en personas mayores.

Ese padecimiento motivó que la chica amenazará a su familia con asesinarlos, “envolverlos en una sábana y enterrarlos en el patio”, relató Kristine.

Natalia cuando vivía con los Barnett.

Los Barnett intentaron comprobar la edad real de Natalia en varias ocasiones con distintos informes médicos, ya que consideraron que eran víctimas de “un fraude” en la adopción porque la nena era en realidad una persona adulta con enanismo. En 2012, finalmente, le cambiaron la edad de 10 a 22 años en su certificado de nacimiento.

Una vez realizado ese trámite, la familia se instaló en Canadá y abandonó a la chica a su suerte y sin dinero en un departamento en Lafayette, Indiana. Allí, la encontró la policía y comenzó el ida y vuelta entre los Barnett y la nueva familia de Natalia, que afirmaba que era una menor cuando la dejaron.

La madre biológica de Natalia Grace.

El diario británico Daily Mail encontró en Ucrania a la madre biológica de Natalia, Anna Volodymyrivna Gava, de 40 años, quien aseguró que su hija es una nena con enanismo que nació “hace 16 años”.

Gava relató que la abandonó en 2003 en un orfanato por “recomendación de los médicos”. “Me dijeron que la dejara y no arruinara mi vida”, explicó. Los profesionales le habían indicado que el bebé nunca podría moverse y que pasaría su vida atada a una silla o una cama.

Natalia vivió cinco años en el orfanato hasta que fue adoptada por una pareja estadounidense.

Compartir

“Hija, perdóname por lo que sucedió hace 16 años. Realmente quiero verla. Espero que cuando cumpla 18 años venga a Ucrania y me encuentre. Me gustaría abrazarla y disculparme”, afirmó la mujer entre lágrimas.

Los Barnett, en tanto, están imputados por el abandono de la nena y la versión de la madre biológica complicaría su situación judicial.

Los Barnett enfrentan una acusación por abandono.