Rusia desmiente el tráfico de cocaína en una valija diplomática en Argentina

Rusia desmiente el tráfico de cocaína en una valija diplomática en Argentina

La vocera del Ministerio de relaciones exteriores de Rusia, María Zajárova, desmintió este sábado que para el transporte de drogas de Argentina se utilizara la valija diplomática de la embajada rusa en ese país.

“El empleado (detenido por la Policía argentina) no contaba ni con un pasaporte diplomático, ni con el acceso a la formación de la valija diplomática”, indica un comentario de la portavoz en su página de Facebook.

Según consigna la agencia Sputnik, Zajárova subrayó que la información transmitida por los medios de que se trataba de la valija diplomática es falsa, ya que la persona que estaba involucrada en el narcotráfico no tenía nada que ver con ese departamento de la embajada.

La operación que concluyo con el arresto de Iván Blizniuk y Alexandr Chikalo,que organizaban programas de entrenamiento para los trabajadores policiales, comenzó el 14 de diciembre de 2016, cuando autoridades de la embajada de Rusia en Argentina se pusieron en contacto con la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich.

Los diplomáticos alertaron a la funcionaria sobre su sospecha de que un anexo de la sede diplomática se usaba para esconder droga, y ofrecieron su cooperación para seguir el caso.

Tras una investigación, que incluyó escuchas telefónicas y tareas de inteligencia,se lograron incautar 389 kilos de cocaína distribuidos en 360 paquetes.

Se constató que uno de los involucrados era Ali Abyanov, un funcionario de la embajada de Rusia en Argentina quien entre 2012 y 2015 se había encargado de trasladar la droga para la organización delictiva, pero que había dejado en Buenos Aires el cargamento de 389 kilogramos al tener dificultades para llevarlo a Europa.

La Cancillería rusa denunció en su comunicado el seguimiento que algunos medios le estaban dando a la noticia, pues llegaron a acusar de lo ocurrido a la parte rusa, cuando, en realidad, fueron los diplomáticos de Rusia los que se pusieron en contacto con los organismos de seguridad argentinos para poner fin al tráfico de drogas a través de ese canal.

Bullrich reveló poco antes que la cocaína que se encontraba guardada fue sustituida por harina y en las maletas se colocaron aparatos con GPS que permitieron a la Policía escuchar las conversaciones de los sospechosos.