Se entregó un sospechoso en la causa en la que se investiga la muerte de un contador

Se trata de Brandon Comas, un joven con antecedentes penales que vive en el barrio 1 de Julio, al que había ido Callejas, quien esta mañana se presentó ante la policía y luego fue trasladado a la fiscalía para declarar.

Un joven que era buscado por su presunta participación en la muerte del contador Gonzalo Calleja (29), cuyo cuerpo fue hallado el jueves en un descampado de la ciudad entrerriana de Paraná, se entregó ante la Justicia, que realizaba cerca de una decena de allanamientos para esclarecer el hecho, informaron fuentes policiales.

Los voceros dijeron a Télam que se trata de Brandon Comas, un joven con antecedentes penales que vive en el barrio 1 de Julio, al que había ido Callejas, quien en la mañana del viernes se presentó ante la policía y luego fue trasladado a la fiscalía donde prestará declaración y buscará demostrar que no fue el autor del crimen.

“No tiene nada que ver con este aberrante hecho, vamos a poner a disposición su celular, el de su novia, cámaras y testigos que estuvieron con él en Concepción del Uruguay (a más de 260 kilómetros de Paraná)”, afirmó su abogado, Claudio Berón.

“No tiene nada que ver con este aberrante hecho, vamos a poner a disposición su celular, el de su novia, cámaras y testigos que estuvieron con él en Concepción del Uruguay”CLAUDIO BERÓN, ABOGADO DE COMAS
En diálogo con Canal Once, el letrado explicó que el joven acusado “se comunicó el jueves porque se enteró de que había un pedido de localización, se coordinó con fiscalía y ya está poniéndose a derecho”.

Asimismo, remarcó que las pruebas que lo vinculan “son inexistentes, solo una testimonial que dice haberlo visto a Comas cerca del auto de Calleja”, aunque, aseguró, “hay pruebas para desvincularlo”, por lo que tras la declaración pedirá que sea liberado.

La investigación
En tanto, los fiscales a cargo de la investigación, Santiago Alfieri y Mariano Budasoff, realizaban diversas diligencias para esclarecer el episodio y aguardaban los resultados de la autopsia, prevista para esta tarde, con el fin de establecer las circunstancias de la muerte del contador.

Con ese fin durante esta jornada se realizaron diez allanamientos -que se sumaron a 13 llevados a cabo anoche-, en los que secuestraron más de 15 teléfonos celulares, 1.000 dólares, marihuana y una memoria de cámara, detallaron las fuentes.

Principal hipótesis
La principal pista de la investigación en que Calleja fue asesinado y se apunta a un posible crimen vinculado a la compra y venta de dólares, actividad que según su propia familia desarrollaba el contador.

De hecho, en el auto de Callejas, encontrado el jueves cerrado con llave y mal estacionado en el barrio 1 de Julio de Paraná, tenía 9.500 dólares en la guantera, añadieron los voceros.

En tanto, el cuerpo del contador fue hallado entre malezas en un descampado y debajo de un árbol, a más de 7 kilómetros de su rodado, sin que se encontraran hasta el momento su teléfono, su campera y su mochila.

Esta mañana, en diálogo con el canal TN, Sofía, la novia del contador y la última en tener contacto con él el miércoles último, cuando desapareció, dijo que su pareja iba a realizar ese día “un cambio de dólares”.

“Nos íbamos a ver después de eso, le mandé un mensaje pero ya no le llegó y ése fue el último contacto”, precisó.

Para Sofía, el joven “nunca se iba a meter en un lugar así -en el barrio 1 de Julio-, no hay explicación porque era una excelente persona y no le hacía daño a nadie”, y remarcó: “No lo encontraron, lo mataron y tiene que haber un responsable”.

En tanto, Lucas Calleja, hermano del contador, dijo que Gonzalo “compraba y vendía dólares con gente conocida, eventualmente por la tarde, cada tanto, hacía alguna transacción así” pero “siempre a conocidos o a gente recomendada”.

“Estoy convencido de que fue contactado por alguien conocido y de confianza porque, si él no lo conocía, descartaba (el negocio), no quería hacerlo”, afirmó.

Los fiscales Alfieri y Budasoff, continúan recabando testimonios a vecinos de la zona donde se halló el vehículo, de allegados y de familiares y más tarde indagarán al sospechoso detenido.

También ordenaron allanamientos en los barrios 30 de octubre, 1 de julio y diferentes puntos de Paraná.

El cuerpo de Calleja fue hallado el jueves en el descampado de las calles Báez y Montiel por dos personas que pasaban ocasionalmente y luego fue reconocido por familiares.

El cadáver fue trasladado a la Morgue Judicial de Oro Verde, donde esta tarde se realizará la autopsia correspondiente que permitirá determinar la mecánica de la muerte.

Calleja había sido visto con vida por última vez el miércoles alrededor de las 17.30, en Paraná.

“Lo mataron, tiene que haber un responsable”, dijo la novia

La novia y el hermano de Gonzalo Calleja, el contador de 29 años hallado el jueves muerto en un descampado de Paraná, aseguraron que fue asesinado, pidieron que se encuentre al responsable y contaron que la víctima realizaba operaciones de compra y venta de dólares.

Sofía, la novia de Gonzalo, quien fue la última persona en comunicarse con él el miércoles último, cuando desapareció, contó al canal Todo Noticias que le había dicho “que iba a hacer un cambio de dólares”.

“Nos íbamos a ver después de eso, le mandé un mensaje pero ya no le llegó y ese fue el último contacto”, precisó.

La joven explicó que el auto de su pareja, donde se hallaron más de 9.000 dólares, “estaba mal estacionado, como si lo hubiesen dejado ahí” y que aún no se logra dar “con su teléfono, ni su mochila con sus documentos”.

Para Sofía, Gonzalo “nunca se iba a meter en un lugar así, no hay explicación porque era una excelente persona y no le hacía daño a nadie”, y remarcó: “No lo encontraron, lo mataron y tiene que haber un responsable”.

“Por favor que no quede inconcluso, no puede quedar así y ser otro caso sin resolver, que se haga justicia y que quien lo hizo que pague con la cárcel”, concluyó.

En tanto, Lucas Calleja, hermano del contador, aseguró que Gonzalo “compraba y vendía dólares con gente conocida, eventualmente por la tarde, cada tanto, hacía alguna transacción así” pero “siempre a conocidos o a gente recomendada”.

“Estoy convencido de que fue contactado por alguien conocido y de confianza, porque si él no lo conocía descartaba (el negocio), no quería hacerlo”, afirmó.

Además, destacó que la Justicia y la policía entrerriana “se ha movido muy bien” y pidió “que no abandonen el trabajo, porque tiene que haber un culpable” ya que su hermano “no apareció muerto, lo mataron”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *