Se inició la entrega de biocontenedores en escuelas primarias

El director general de Escuelas, Jaime Correas, participó en la entrega de biocontenedores, en el marco del programa realizado en conjunto con el Instituto de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Mendoza (Iscamen) sobre la mosca del Mediterráneo que se realizó este jueves en la Escuela Nº 1-032 Mariano Moreno de la ciudad de Mendoza.

Este programa está orientado a la transferencia de saberes y a la generación de conciencia en los estudiantes mendocinos y sus familias respecto de la necesidad de proteger el patrimonio fitosanitario de Mendoza.

Jaime Correas, durante la actividad, sostuvo que las escuelas son el ámbito ideal para realizar este tipo de proyectos, sobre todo para los alumnos de los ámbitos urbanos. “Pone en contacto a los chicos con cosas de la realidad y se trabaja por capacidades, desde la lengua, desde la biología y desde una serie del campo del conocimiento que integra todo en una actividad práctica. Esto es casi el ideal de lo que estamos buscando para la escuela, son más de 600 escuelas, 1.200 docentes capacitados y hay 30.000 cajas biocontenedoras que llegan a un universo de casi 28.000 alumnos”, remarcó Correas.

La secretaria técnica del Iscamen, Mariel Vanin, sostuvo lo importante de este proyecto, ya que se encuentra en las currículas de las escuelas de los alumnos de sexto grado. “Es una serie de actividades que los chicos van haciendo junto a sus docentes, y por medio del material didáctico, culmina a través de expresiones de diferentes índole que crean los alumnos. Este año se incorporaron las escuelas de la zona Este y las de gestión privada. Es muy satisfactorio para los que trabajamos en el Iscamen ver a los chicos tan entusiasmados”, dijo Vanin.

Para Marcos, alumno de la escuela Mariano Moreno, el programa les generó esfuerzo y destacó que trabajaron con varios profesores sobre el tema. “Es un tema muy serio el de la mosca del Mediterráneo, nosotros hablamos con chicos de otros grados para que sepan que es importante y que hagamos algo para que esta plaga no nos arruine las frutas.

Biocontenedores

Los biocontenedores son cajas de cartón que contienen pupas o capullos de moscas del Mediterráneo esterilizadas, producidas en la bioplanta de insectos estériles ubicada en el departamento de Santa Rosa. Además, están impresos con información e instrucciones para su utilización y cuentan con una ventana de visualización para que los alumnos realicen un proceso de  seguimiento, observación y aprendizaje del ciclo biológico de los insectos. Posteriormente, cuando se produce el nacimiento de las moscas de los frutos, dentro de los biocontenedores, los niños las liberan al medio ambiente como herramienta de control para la plaga.

Todos los alumnos de 6º grado de la provincia, que son alrededor de 28.000 de 648 establecimientos educativos, van a trabajar con el proyecto. Se prevé para este año que en la Regional Norte se van a entregar en 224 escuelas mientras que en la Centro serán en 225, en la Este en 152 y en la Sede Sur en 47.

Trabajo en conjunto entre Escuelas y el Iscamen

Esta iniciativa se viene desarrollando desde hace tres campañas y crece año tras año, gracias al interés de la comunidad. Este año las escuelas primarias de los departamentos de Lavalle, Capital, Godoy Cruz, Las Heras, Guaymallén, Maipú, Luján, San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa, La Paz y General Alvear van a trabajar el proyecto.

La experiencia tiene una fuerte adhesión en la comunidad educativa y es innovadora porque, a diferencia de los antiguos “insectarios”, permite la manipulación del material biológico vivo, facilita la comprensión del ciclo reproductivo y, fundamentalmente, está abierta al trabajo integrado de diferentes áreas.

Antes de que los biocontenedores lleguen a los niños mendocinos, profesionales y técnicos del Iscamen y la Dirección General de Escuelas (DGE) capacitaron durante el mes de junio a más de 1.200 docentes y directivos de las escuelas para el desarrollo de una secuencia de aprendizaje que culmina cuando los estudiantes pueden observar de forma vivencial el ciclo de la mosca del Mediterráneo, generando de esta forma un aprendizaje situado y significativo.

Las acciones articuladas entre la DGE y el Iscamen parten prioritariamente de la técnica que emplea el instituto para el control de la mosca del Mediterráneo, que consiste en la liberación de ejemplares machos esterilizados de esta especie, para interrumpir el ciclo biológico de la plaga.

Para hacer más comprensible este proceso científico a los niños/as y adolescentes de las escuelas primarias, se han diseñado los biocontenedores como dispositivos de aprendizaje que se implementan a partir del material de mediación pedagógica que ha elaborado la DGE –secuencia didáctica– para sus docentes. Ambos instrumentos son utilizados en clases para generar un proceso participativo y de toma de conciencia que tiene a los docentes y a los niños como promotores estratégicos y formadores, tanto de sus familias como de la comunidad mendocina en general.

En Mendoza, el control de la mosca del Mediterráneo se realiza a través de la “técnica del insecto estéril”, que consiste en la cría masiva de insectos de una especie a los que se esteriliza para luego liberarlos en la naturaleza y en gran número, estos insectos esterilizados pueden competir y aparearse con los insectos silvestres. Como resultado se produce una reducción de la fertilidad de la población natural, disminuyendo así la cantidad de insectos, hasta provocar incluso su desaparición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *