Se recuperó el cruce de Pedro Molina y Colón

Vale recordar que ambas calles ya habían sido reasfaltadas

A la altura del distrito Belgrano, el municipio intervino el cruce de Pedro Molina y Colón, una esquina importante de la zona y con demanda vehicular.

La reparación implicó un tratamiento especial, teniendo en cuenta el grado de deterioro y deformación que tenía el pavimento existente. Allí, las cuadrillas realizaron un fresado, que consiste en retirar parcialmente la superficie para uniformar y rectificar el terreno. La técnica da como resultado una textura rugosa y de mayor adherencia, prestación y durabilidad. Luego, se procedió a la imprimación con material adhesivo y a la colocación de una capa de asfalto modificado. Se denomina así porque contiene un aditivo de polímeros, que también se distingue por su resistencia. 

De esta manera, no solo se ha renovado la imagen urbana sino que, con el procedimiento y los materiales utilizados, se ha aportado una solución eficiente al tránsito pesado -camiones y colectivos- que tiene la bocacalle. Principalmente, porque mitigará el impacto, los ahuellamientos y las alteraciones por acciones de frenado y maniobras.

Vale mencionar que esta mejora es complementaria a la recuperación previa que el municipio encaró tanto en la calle Colón, desde Cervantes Saavedra hasta Gomensoro; como en Pedro Molina, entre Colón y Avellaneda. En ambos casos se procedió al reasfaltado de las vías, ya que las carpetas de rodamiento habían cumplido su periodo de vida útil y presentaban roturas por reparaciones de servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *