Walter Monzón, un changarín de 32 años que en enero pasado salvó la vida de una niña que había caído de un puente en la ciudad tucumana de Concepción, se suicidó en la provincia de Mendoza a raíz de la difícil situación económica que atravesaba.

Monzón se arrojó desde unos 15 metros de altura al río Gastona al escuchar los gritos desesperados de una niña y le salvó la vida a Tanya, de siete años, que había caído al pisar un madero podrido del puente.

En su momento, el heroico gesto le valió un llamado del presidente Mauricio Macri. “Te llamaba para felicitarte, decirte que muy lindo lo que te sucedió, lo que hiciste, cómo reaccionaste. Es muy lindo ver ese espíritu solidario sumado al coraje que tuviste para tirarte de ese puente y salvar a la nena”, le dijo el mandatario en esa oportunidad.

También hubo felicitaciones de distintos puntos del país y del mundo, mientras que la humilde familia de Monzón y sus hijos pudieron conocer el mar gracias a la ayuda de una familia marplatense.

No obstante, la dura situación económica que atravesaba hizo que el hombre se decidiera a buscar trabajo en la provincia de Mendoza como jornalero en la cosecha de la uva. El fracaso de la búsqueda hizo que el hombre se quitara la vida, según un medio local.

Natalio Danzo, un hombre que se hizo amigo del jornalero tras su valiente acto, afirmó que las autoridades le “soltaron la mano”. “Nunca voy a olvidar el gestó de salvar esa niña, es lamentable tu perdida. Con Julia Tellene hicimos todo lo que estaba a nuestro alcancé. Te pido perdón si no fue suficiente, descansa en paz mi verdadero héroe. Gracias a todas las autoridades por soltarle la mano y a los policías que lo apretaban por otra razones policiales que no tenían pruebas”, expresó Danzo en su portal de Facebook.

En la última parte de su mensaje, Danzo hizo alusión a antecedentes policiales que rozaban a Monzón en su Chaco natal, el más grave de ellos tiene que ver con la muerte de un policía por el cual estuvo preso algunos días, aunque se comprobó posteriormente que el responsable era un hermano suyo.