El caso de Damiana Negrín fue el más emblemático a la hora de mostrar la arbitrariedad del operativo represivo que llevaron a cabo las fuerzas de seguridad el último jueves.

La joven, que volvía de su trabajo, fue agredida por gendarmes, detenida, golpeada y manoseada. Luego de 24 horas detenida, fue liberada sin que hubiera ningún cargo contra ella.

Sin embargo, tras el “final feliz” de su historia, quedó una perla para repasar y aprender: las palabras de su padre en momentos en que no se sabía que iba a ocurrir con Damiana.

Entrevistado frente al Edificio Centinela de Gendarmería, donde se encontraba detenida su hija, el hombre contó el momento que estaba pasando, incluso no le dejaban ver a su hija y que tampoco le decían qué iba a suceder con ella.

Pero sobre el final, dejó un concepto para que nadie se hiciera el distraído: “Lo que me pone mal es que me están haciendo la entrevista porque es una chica de blanco que se la llevaron. Cuando hay 14 detenidos más acá y hay cuarenta y pico detenidos más“.

Y continuó: “También vi que alguien dijo ‘voté a Macri pero qué horrible cómo se llevan a esa chica de blanco’. Es tremendo. No importa si está de blanco, si venía de trabajar. Podía estar manifestando, que tampoco está bien que se la lleven”.