Social Las Heras vuelve a las competencias oficiales y sueña con nuevos proyectos

El tradicional club de básquetbol del Norte del Gran Mendoza regresa para brindar un espacio deportivo y social a los vecinos de la zona.

Luego de un letargo producto de los vaivenes económicos del país, tras 18 años de ausencia, Social Las Heras volvió a la competencia federativa con la participación de algunas categorías formativas, con el apoyo del Gobierno de Mendoza.

Un grupo encabezado por su presidente, Roberto Vargas, secundado por Facundo Herrada, exjugador de la institución, ahora coordinador del básquet, desde hace un corto tiempo en el cargo de prosecretario de la comisión directiva, comenzó el proceso de reestructuración y regreso de los Naranjas a la actividad organizada.

“Cuando comenzamos nosotros a jugar, a fines de los años ´80, los entrenadores recorrían las escuelas primarias y secundarias para reclutar jugadores. Hoy hicimos lo mismo, y en poco tiempo pudimos obtener algunos resultados. Sabemos que luego de las actividades escolares este lugar, por ahora al aire libre, debe ser el sitio de desarrollo de los equipos representativos de la institución. Desde las 17.30 hasta las 22, de lunes a viernes, este sitio debe estar lleno de jugadores”, aseguró Herrada con gran convicción.

En este año de regreso a los partidos oficiales, Social participa en Primera División Nivel 2 varones U17. A la vez, se incorporó un grupo de mujeres que seguramente en la segunda parte del año formarán la primera división del femenino. Las que no integren el equipo superior conformarán la categoría Desarrollo.

Se prevé para 2023 aumentar más divisiones en varones e incorporar niñas para hacer crecer el Mini. El proyecto tiene como meta completar la total participación en pocos años, pero sin apuros.

“El objetivo es formar deportistas y la primera división deberá contar con mayoría de jugadores formados aquí”, aseguró el entrenador.

La Municipalidad de Las Heras entendió que el deporte federado y competitivo debe pasar por los clubes. Sabido es que todos los deportes, especialmente los que se realizan bajo techo, debieron ser absorbidos por las comunas. Consciente de esto, primero Eduardo Martín, luego Mauricio Ginestar y actualmente Oscar Bruno, todos a cargo en su momento de Deportes de la Comuna lasherina, apoyaron a los Naranjas en su camino de regreso a las competencias.

La institución emplazada en la calle Belgrano 525 entre Doctor Moreno y San Miguel, por razones conocidas, producto de la crisis de los 90 y la explosión social de 2001, abandonó las participaciones de alto rendimiento en 2004. Fue entonces cuando la Municipalidad debió socorrer la actividad y ser la parte contenedora de deportistas que no podían recibir los clubes debido a las reiteradas crisis mencionadas.

Un anhelo de años es techar la vieja cancha de baldosas. Las medidas de la cancha reglamentaria (28 por 16 metros) no dan en este momento, pero gracias a las donaciones de los vecinos, pronto se extenderán las dimensiones del predio en 300 metros cuadrados, lo que posibilitará la construcción. Previsto esto, se adquirieron las jirafas con tableros de vidrio que serán instaladas próximamente.

También se ampliará la pileta de natación y se contará con una de medida semiolímpica de 25 metros, lo que posibilitará a la institución sumarse a la Federación Mendocina de Deportes Acuáticos.

Asimismo, las canchas de pádel, en desuso en la actualidad, serán convertidas en canchas de básquet 3×3 dentro de poco. Se construirán nuevos vestuarios, para lo que se gestiona ante las autoridades provinciales y nacionales algún tipo de apoyo o subsidio económico.

Fundado el 14 de abril de 1942 por iniciativa de algunos de los vecinos más notables del departamento de Las Heras, en los años 60, a la vieja cancha de básquet se sumaron salones y demás dependencias.

Los visionarios de aquellos tiempos hicieron muy bien en invertir en ladrillos, ya que hoy, gracias a dos alquileres, se mantiene el resto del edificio destinado al deporte.

Con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las instituciones más antiguas del departamento mendocino y ofrece a sus socios la posibilidad de practicar variadas actividades en el marco de lo social, cultural y deportivo.

El club tiene un camping ubicado en El Carrizal del que pueden disfrutar todos sus socios. Además, un espacio destinado a los jubilados del club, donde se realizan actividades destinadas al público en general, más la escuela de futsal y el gimnasio de pesas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.