Los hermanos argentinos Axel Ezequiel Abraham Salomon, de 25 años, y Kevin Gamal Abraham Salomon, de 23, prestaron declaración indagatoria en los tribunales federales de Retiro y luego el juez ordenó nuevas medidas, entre ellas allanamientos a domicilios vinculados a ambos.

Marcelo Salomon Paola Abraham, padres de los detenidos, hablaron con Crónica HD“Es totalmente falso todo lo que dicen. Nos detienen por ser musulmanes, por profesar la religión. Mi ascendencia viene de mi bisabuelo”.

Acerca del armamento encontrado dentro de su hogar, Marcelo aclaro que son “herencia”de su abuelo que murió a los 82 años en el 2008 y añadió que las tiene desde “la época de la conscripción”.

“Hicimos viajes a medio oriente. En el Líbano tengo muchísima más familia que acá, fuimos a Medio Oriente, mi hijo fue a Irán para estudiar. Somos musulmanes, no terroristas. No sabemos de donde sacaron que tienen entrenamiento militar. ¿Cualquiera puede hacer una denuncia y arruinarle la vida a dos personas?”, descargó la madre.

La policía encontró un panfleto verde y amarillo con un escudo perteneciente a Hezbollah. Marcelo aclaró que ese partido forma parte del gobierno Líbano“Yo no estoy para defender a Hezbollah, estoy para defender a mis dos hijos”, agregó.

“No hay nada concreto, la denuncia dice que hay un video que muestra a uno de mis hijos haciendo entrenamiento militar, pero no existe”, criticó. Luego describió que los policías apuntaron contra ellos y los precintaron a la hora del allanamiento.

Paola declaró conmocionada: “Yo sé lo que crié, yo nací acá, ellos nacieron acá, tengo un primo hermano fallecido en combate en Malvinas. ¿No soy argentina? Son inocentes y nos quieren involucrar con el terrorismo”.

“El arma de aire comprimido lo usaban para jugar al paintball”, concluyó.

Los dos detenidos fueron apresados tras una denuncia presentada por la DAIA. El allanamiento que culminó con las detenciones se realizó en Chivilcoy al 400, en el barrio porteño de Floresta, y allí se secuestraron armas, dos computadoras portátiles, dos CPU y tres teléfonos celulares, entre otros elementos.

La entrevista