Sputnik-V: Evo denunció una “guerra sucia de desinformación” contra la vacuna

El ex presidente del Estado Plurinacional de Bolivia se pronunció luego de que el Gobierno de Luis Arce anunciara un acuerdo para comprar 5,2 millones de dosis a Rusia.

El ex presidente Evo Morales denunció una «guerra sucia de desinformación contra la vacuna rusa Sputnik V», días después de que el Gobierno boliviano anunciara un acuerdo para comprar 5,2 millones de dosis de Rusia, mientras el ministro de Salud reveló que se negocia la compra de más vacunas con otros laboratorios internacionales.

«Gracias a la conciencia del pueblo recuperamos la democracia y tenemos un gobierno legítimo con aliados en todo el mundo para luchar contra el coronavirus. Esta es una gran ventaja que hará posible la colaboración a Bolivia por encima de diferencias ideológicas que respetamos», partió por señalar el ex mandatario.

En esta línea resaltó que «la guerra sucia de desinformación contra la vacuna rusa Sputnik V que oportunamente garantizó nuestro presidente Luis Arce atenta contra el derecho a la salud y a la vida del pueblo. Condenamos que intereses políticos y económicos ataquen una vacuna por razones ideológicas».

Lo cierto es que en el transcurso de esta semana Arce informó que selló un acuerdo para adquirir 5,2 millones de dosis de Sputnik V que empezarían a llegar a finales de marzo.

El Gobierno espera que entre esas dosis y las que ya acordó con Covax, el mecanismo creado por la Organización Mundial de la Salud para garantizar una distribución equitativa de las vacunas en todo el planeta, podrá inocular al 80% de la población.

Por su parte el ministro de Salud, Edgar Pozo, anunció que el Gobierno negocia con otros laboratorios internacionales la adquisición de vacunas contra el coronavirus que se sumen al stock de las Sputnik V ya compradas a Rusia.

«A través del mecanismo Covax o por convenios bilaterales con otros laboratorios, estamos en tratativas para ver la posibilidad de que (las vacunas) sean proporcionadas en un marco de tiempo que nos permita proteger mejor a la población», explicó Pozo.

El ministro prefirió mantener en reserva la identidad de los laboratorios contactados hasta que se definan los detalles del potencial acuerdo.

«No podemos recurrir a ninguna industria farmacéutica que no haya cursado mínimos niveles de probatoria calificación», remarcó, en respuesta a críticas sobre reacciones adversas que la vacuna rusa habría provocado en otros países donde fue aplicada.

Bolivia es el cuarto país de Sudamérica en acceder a las vacunas rusas Sputnik V, después de Argentina, Venezuela y México.

De momento suma más de 192.000 casos confirmados y se acerca a los 9.200 muertos, mientras vive una segunda ola de la pandemia centrada en las ciudades más pobladas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.