Suspendieron a joven por ayudar a resolver el crimen de Agustina

Un empleado de una estación de servicio situada la ciudad santafesina de Esperanza fue duramente sancionado por brindar pruebas que contribuyeron a esclarecer el asesinato de la menor de 17 años.

Ezequiel se solidarizó y ayudó a la familia de la víctima.

Ezequiel Schaab, un joven de 27 años, empleado de una estación de servicio de Santa Fe, fue duramente sancionado por la empresa luego de aportar pruebas claves que ayudaron a resolver el crimen de  Agustina Imvinkelried, la joven de 17 años que fue asesinada tras haber ido a bailar con sus amigas. 

Schaab, relató en diálogo exclusivo con Crónica: “La estación de servicio en la que trabajo está situada a media cuadra del boliche Teos Disco al que había asistido Agustina el día del crimen”.

LEÉ TAMBIÉN: El video de Agustina que se volvió viral tras el femicidio

“Ella le dijo a sus padres que iba a encontrarse con un amigo en la estación de servicio. Sus papás llegaron desesperados al lugar y me pidieron por favor que les muestre las imágenes de las cámaras de seguridad para poder encontrar a su hija. Yo lo conocía, eran clientes habituales”, recordó el joven, apodado Chelo, quien trabaja en el lugar hace 8 años. 

Agregó: “Ellos ya tenían las imágenes que mostraban a Agustina saliendo del boliche pero querían saber si ella había caminado más de media cuadra. Los invité a pasar a la oficina y miramos las imágenes. En el video, vimos que el único auto que había pasado era un Renault 12”.

LEÉ TAMBIÉN: Último adiós a Agustina en Esperanza

A partir de ese dato, efectivos pudieron dar con Pablo Sebastián Trionfini, el hombre de 39 años que fue hallado ahoracado en un domicilio situado en las calles Uruguay y Stein, barrio Unidos de Esperanza, según relató el joven a nuestro medio.

Pese a la ayuda brindada, al volver a su trabajo en la siguiente jornada, se encontró con un preocupante panorama. “Mis compañeros, de toda la vida, me miraban como si fuese un ladrón. Me juzgaron. Había un clima raro. Me dijeron que tendría que haber actuado en frío y no debería haber ayudado ni haber dejado pasar a nadie a la oficina”, manifestó. 

De esta manera detalló: “De esa oficina entraba y salía cualquiera. Hace ocho años trabajo en el lugar. somos todos conocidos”. Además, recordó uno de los dichos de sus colegas:“No tendrías que haber hecho nada, tu ayuda no iba a solucionarlo. En ese momento, la chica seguro ya estaba muerta”.  

Días después, el joven recibió una notificación de la empresa. El telegrama informaba que había sido suspendido durante 5 días con posible despido. 

“Me descuentan el suelo cinco días. Pierdo el presentismo. Quedé manchado por algo que cualquier ser humano hubiese hecho en ese momento. Algunos están acostumbrados a mirar para el costado y no quieren dar una mano. Yo no soy así”, sentenció. 

Agustina fue encontrada asesinada por asfixia este lunes en una zanja en la que había sido semienterrada y tapada con ramas y hojas, a unos 200 metros del boliche Teos, deEsperanza, de donde había salido minutos antes de las 6 del domingo, cuando fue vista con vida por última vez.

De acuerdo a los datos de la autopsia revelados por la fiscal Urquiza, la adolescente fue asfixiada manualmente a poco de su desaparición y en el mismo lugar donde fue encontrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *