Testigos detallaron los momentos previos a que Lucio fuera internado grave en el hospital

 JUICIO POR EL CRIMEN

Seis personas contaron al tribunal situaciones relacionadas al día del hecho y, puntualmente, sobre la relación de la madre del niño de cinco años y su pareja con el menor. Ambas están acusadas por el homicidio y son sometidas a juicio desde este jueves.

El crimen de Lucio ocurri el 26 de noviembre de 2021 cuando el nio muri a raz de los golpes recibidos Foto Ral Ferrari
El crimen de Lucio ocurrió el 26 de noviembre de 2021, cuando el niño murió a raíz de los golpes recibidos / Foto: Raúl Ferrari

Seis testigos declararon este viernes cómo fueron los instantes previos a que Lucio Dupuy (5) fuera ingresado en gravísimo estado al hospital de Santa Rosa, La Pampa, donde murió el 26 de noviembre de 2021 a raíz de las agresiones a las que era sometido, en el marco del juicio oral al que son sometidas desde este jueves su madre y la pareja de ella, informaron fuentes judiciales.

La audiencia se inició cerca de las 8 en el Centro Judicial de Santa Rosa, con la presencia de las partes y de las imputadas Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio, y su pareja, Abigail Páez.

Un suboficial de la Unidad Regional I de Santa Rosa, dos vecinos y una enfermera recordaron ante el tribunal que le dieron los primeros auxilios al niño en la vía pública, cuando vieron que Páez lo trasladó en brazos hasta la posta sanitaria del barrio Río Atuel para que fuera atendido, aunque estaba cerrado.

Dos de esos testigos fueron quienes trasladaron en auto a la ahora imputada y a Lucio hasta el Hospital Evita, de Santa Rosa, donde el niño fue internado y luego murió.

Espósito Valenti, la mamá de Lucio, está acusada por la fiscalía de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años.

También testificaron dos mujeres que vivían en cercanías de la casa de las imputadas, a quienes se les preguntó sobre situaciones relacionadas al día del hecho y puntualmente sobre la relación de las acusadas con Lucio.

El último testimonio fue el de un oficial de policía que concurrió al Hospital Evita y fue notificado de la muerte del niño, quien tras ello se encargó de ordenar que se preservaran distintos sitios para el inicio de la investigación.

Si bien estaba previsto que declarara una séptima testigo, la diligencia fue reprogramada porque no pudo asistir por razones personales, explicaron las fuentes.

Espósito Valenti, la mamá de Lucio, está acusada por la fiscalía de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años; todo como delito continuado; en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía.

A su vez, a Páez se le imputó abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años; todo como delito continuado; en concurso real con homicidio calificado por ensañamiento y alevosía.

La querella, a cargo del abogado Manuel Aguerrido en representación de Christian Dupuy, papá de Lucio, adhirió a esas calificaciones legales, aunque le agregó el agravante de «odio de género» al homicidio.

Relacionadas

El Tribunal de Audiencia, que está a cargo de Alejandra Ongaro, Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora, pasó a un cuarto intermedio hasta las 8 del martes próximo, cuando se reanudará el debate con más testigos.

Durante esta jornada estuvieron también en el recinto, el fiscal general Máximo Paulucci; las fiscalas Verónica Silvana Ferrero y María Mónica Rivero; los defensores públicos Pablo De Biasi y Silvina Blanco Gómez (en representación de Valenti y Páez, respectivamente) y la asesora de niñas, niños y adolescentes, Graciela Massara.

Este jueves, en los alegatos de apertura del debate, la fiscalía pidió que se condene a la madre del niño de 5 años y a su pareja no solo por el homicidio, sino también por el «maltrato crónico» y las «agresiones físicas y sexuales» al que lo sometían.

Por su parte, la defensa de la madre de Lucio dijo que su defendida «no fue la autora material» del crimen del niño y que Lucio ya venía sufriendo agresiones por parte de la familia paterna, mientras que la abogada de Abigail Páez, su pareja, rechazó la acusación contra la imputada y dijo que ella «procuró evitar» su muerte.

Los fiscales del caso Foto archivo Julin Varela
Los fiscales del caso / Foto archivo: Julián Varela.

El juicio, que se desarrolla a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, se lleva a cabo en la sede de la Ciudad Judicial de Santa Rosa, situada en las avenidas Uruguay y Perón, hasta donde las acusadas fueron trasladadas procedentes de la Penitenciaría 1 de San Luis, donde cumplen sus prisiones preventivas.

Es que cuando se conoció el caso el 26 de noviembre del año pasado los vecinos salieron a la calle para expresar su reclamo por el crimen del niño y se produjeron serios incidentes en la comisaría donde estaban alojadas las detenidas.

Ambas se negaron a declarar en el inicio del debate, en el que sí testimonio el padre de Lucio, Christian, quien durante 45 minutos detalló cómo había sido la vida familiar con Espósito Valenti y su hijo, cuál fue la relación con la imputada cuando se quedó a cargo de la víctima y cuándo fue la última vez que vio a su hijo, entre otras cuestiones.

El crimen de Lucio Dupuy

El homicidio ocurrió el 26 de noviembre de 2021, cuando el niño murió a raíz de los golpes recibidos.

Según la autopsia, solicitada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), el niño «presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data» y que el deceso se produjo por una «hemorragia interna», producto de las agresiones.

«En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así», había dicho a Télam el forense Juan Carlos Toulouse.

Tras la muerte de Lucio se determinó que el niño había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.

Por tal motivo, se inició una investigación administrativa a nivel gubernamental para establecer responsabilidades de funcionarios en la omisión de denuncias que pudieron haber evitado este desenlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *