Tragedia en Cerrillos Salta: un joven murió en un accidente y su padre, al enterarse

 

Un accidente desató un tragedia familiar en Cerrillos. Un joven, que conducía una camioneta, murió en un choque con un colectivo de Saeta, en la tarde de ayer, mientras se desataba una intensa tormenta con granizo. Su padre no resistió la noticia, sufrió un infarto y murió minutos después. El hecho dejó al menos 24 heridos, la mayoría fue derivada a distintos centros de atención.

Nicolás Ahanduni, de 29 años, viajaba solo en una camioneta Amarok color blanca. En la ruta nacional 68, a la altura del INTA, minutos antes las 18, colsionó con un ómnibus, interno 500, que se desplazaba desde La Merced con destino al centro salteño, con al menos 24 pasajeros. La muerte del joven fue inmediata.

 

 

Alfredo Ahanduni, de 55 años, se descompensó tras llegar al lugar del accidente. Fuentes policiales y allegados confirmaron que sufrió un infarto que terminó con su vida.

Las muertes causaron conmoción en Cerrillos y en toda Salta.

El fiscal penal 3 de Graves Atentados contra las Personas en turno, Rodrigo González Miralpeix, quedó a cargo de la investigación. Al cierre de esta edición se realizaban las pericias accidentológicas para tratar de determinar las causas del siniestro y determinar las responsabilidades del caso, informaron desde el Ministerio Público.

Por la cantidad de personas que transportaba la unidad de Saeta, el accidente pudo ser más grave. Una de las pasajeras salió despedida por el parabrisas. Según relataron testigos, la mujer terminó debajo de ese ómnibus. Luego, mientras la lluvia no daba tregua, fue rescatada por personas que estaban en el lugar. El chofer resultó con cortes en la cara y politraumatismos.

Por el impacto, algunos asientos se desprendieron, lo que generó que los pasajeros padecieran fuertes golpes.

Sin luz ni camillas

Los heridos fueron derivados a los hospitales de Cerrillos, Materno Infantil, San Bernardo y Papa Francisco, según la gravedad que presentaban. Entre la desesperación de los familiares, en el nosocomio cerrillano, los médicos debieron asistir a los lesionados bajo luces de emergencia debido a un corte general de energía eléctrica. La misma situación se vivió en el hospital Papa Francisco, adonde ingresaron cuatro derivados. En el hospital San Bernardo, además, faltaron camillas.

Mario Palacios, titular del Samec Salta, precisó que se hospitalizaron al menos a 24 personas. Primero, trasladaron a aquellos que estaban en situación más delicada. Anoche, Palacios dijo que los pacientes que se encontraban en Cerrillos serán trasladados a la capital cuando mejoren las condiciones climáticas y se pueda avanzar en el camino sin inconvenientes.

De acuerdo a los relatos de las personas que estaban en el lugar, la camioneta transitaba en dirección opuesta al colectivo y habría sorprendido al transporte interurbano que avanzaba a baja velocidad, debido a que acababa de levantar pasajeros.

Santos Fernández, el marido de una de las lesionadas, relató a El Tribuno que su mujer viajaba junto a la hija de ambos de 12 años y una sobrina de 23. La adolescente tuvo un corte en la frente y golpes en la cabeza.

Los pasajeros debieron refugiarse de la lluvia en la casa de una vecina hasta el arribo de las ambulancias.

Jimena Castro y Silvina Humacata, quienes observaban conmovidas la dura escena, pidieron más controles en la zona para evitar que los vehículos circulen a altas velocidades.

María Isabel Flores, jefa de la comisaría 13 de Cerrillos, indicó que en el lugar trabaja personal de distintas áreas y jurisdicciones, además de personal civil de la Municipalidad de Cerrillos.

Conmoción

Los Ahanduni es una familia conocida de Cerrillos, por lo que fueron numerosos los amigos, familiares y allegados que se movilizaron hasta el lugar del accidente, apenas conocieron la noticia.

El abuelo del conductor de la camioneta, un hombre mayor de 80 años debió ser trasladado a una clínica privada del centro salteño por precaución y ante el temor de sus hijas, por la reacción que podría tener al conocer la pérdida de su hijo y nieto en una misma tarde.

Otros siniestros

En medio de la fuerte tormenta que se desató durante la tarde y la noche, hubo accidentes en la avenida Bolivia y en el centro de la capital salteña. No hubo otras víctimas fatales.

El grave siniestro en Cerrillos, por cierto, se produjo en un momento crítico.

Anoche, allegados a las víctimas hicieron notar cómo se atendía a las personas en el hospital de Cerrillos, con luz de emergencia y la falta de camillas en el hospital San Bernardo.

Hubo un fuerte despliegue de ambulancias y móviles policiales en la zona donde se produjo el choque entre la camioneta y el colectivo de Saeta.

Cerrillos: tristeza y dolor por la muerte de dos vecinos

 Ambos pertenecían a una arraigada familia de origen sirio que vivía en la localidad desde los años 30.

Las muertes de Nicolás y Alfredo Ahanduni tocaron las fibras más íntimas del pueblo de Cerrillos. Ambos pertenecían a una vieja familia lugareña que creció a partir de los años 30 del siglo pasado, cuando don Abraham Ahanduni, sirio de nacimiento, se radicó en el pueblo para fundar una familia y un próspero almacén de ramos generales.

Pero lo que hoy más sensibiliza a los cerrillanos es que no es la primera vez que esta estimada familia es tocada por la tragedia.

En el verano de 1956, Alfredo Ahanduni, el tercer hijo de los cinco varones que tuvo don Abraham, murió cuando el camión que conducía fue arrollado por un cochemotor que, procedente de Alemanía, se dirigía a Salta.

En aquel verano, Cerrillos lloró muy sentidamente la trágica muerte del “Negro” Alfredo Ahanduni, tal como lo hace ahora, 62 años después, por otro Alfredo (Yuto), y su hijo Nicolás.

Fuente: El Tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *