Tupungato: Salud realizó un abordaje para detección de Chagas

En medio de la pandemia de la COVID-19, el Ministerio de Salud provincial lleva adelante un operativo para la detección de Chagas. Consistió en la pesquisa del insecto vector (vinchuca) en las viviendas del departamento.

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes realizó una vigilancia casa por casa en busca de los vectores de Chagas, en distintos distritos de Tupungato. La actividad fue desarrollada por el equipo del Departamento de Enfermedades Zoonóticas y Vectoriales, Programa Provincial de Chagas provinciales y personal del área correspondiente de la Nación.

El operativo consistió en la pesquisa del insecto vector (comúnmente llamada vinchuca) en las viviendas del departamento. Esta actividad reside en visitar y evaluar las casas en forma completa y sistemática, con el fin de detectar la presencia del insecto.

“En todos los controles de embarazo hay que incluir la detección de esta enfermedad. Si tuvo Chagas en un embarazo, la persona debe tener en cuenta que en otra gestación se corre el riesgo que el bebé pueda nacer con Chagas. Cuando el bebé nace hay que hacerle el estudio y luego repetirlo a los 10 meses, ya que se puede dar la positividad en ese plazo de vida”, explicó la directora de Prevención y Promoción de la Salud, Yanina Mazzaresi.

Además, detalló que todas las mujeres en edad fértil pueden hacerse el test y, en caso que sea positivo, se puede tratar. Hay que remarcar que el tratamiento del Chagas antes de los 19 años es prácticamente curativo, en cambio más grande, no. “Por eso es bueno que los niños sean diagnosticados y tratados a tiempo”, sostuvo Mazzaresi.

Esta tarea se realiza desde mayo y los operativos son evaluados anualmente por el área de salud departamental. Los distritos trabajados en esta oportunidad fueron 7: Anchoris, Zapata, Zampalito, El Zampal, La Arboleda, El Peral, Gualtallari.

Estudios poblacionales en niños de 11 meses a 4 años

“El operativo de detección de la infección de Chagas, en niños menores de 5 años, se encuentra en plena ejecución”, comentó Mazzaresi, quien explicó que se busca estudiar al menos 500 niños de los distritos de Tupungato, mediante la extracción de sangre por punción digital.

La funcionaria aseguró que, hasta el momento, en un plazo de 9 días, se han testeado 270 niños. “Esta tarea la realiza el equipo de estudios poblacionales del Departamento de Enfermedades Zoonoticas y Vectoriales del Ministerio de Salud Provincial en coordinación con la DGE, la Dirección de Educación Municipal y el área de Salud departamental”, sostuvo Mazzaresi y comentó que se lleva a cabo en jardines maternales y jardines de infantes.

Transmisión congénita de la enfermedad de Chagas en Mendoza

Las últimas estimaciones de casos indican que en Mendoza habría entre 700 y 850 infectados crónicos anualmente y entre 7 y 12 infectados congénitos.

En el 2019 se notificaron un total 13.776 embarazadas estudiadas, cuya seroprevalencia fue de 2,22% y la transmisión congénita sobre los niños estudiados y seguidos hasta el año de vida fue de 2,29%.

Según explicó Mazzaresi, “la provincia de Mendoza no registra casos agudos vectoriales desde el año 2005”.

Más detalles

La enfermedad de Chagas es producida por un parasito sanguíneo (Trypanosomacruzi), que se trasmite principalmente por la materia fecal de la vinchuca infectada, depositada sobre la piel las personas o animales, luego de que el insecto se alimente de ellos.

La enfermedad de Chagas en su estadio crónico afecta diferentes órganos, principalmente el corazón y sistema digestivo (víscera hueca).

Cuando se detecta en su etapa aguda a cualquier edad o cuando se realiza el diagnóstico de casos crónicos en personas menores de 19 años la infección es tratable con grandes posibilidades de cura. Evitando, así, la posterior afección crónica de la Enfermedad de Chagas (cardiaca o intestinal).

De allí la importancia del trabajo realizado por el Ministerio de Salud, mediante los operativos de vigilancia domiciliaria del vector (vinchucas) y el testeo serológico de niños de 11 meses a 5 años, que son el grupo etario donde se producen el 95% de los casos nuevos de la enfermedad por transmisión vertical y/o la transmisión vectorial (a través del insecto). A partir de estos operativos se desencadenan acciones de tratamiento y seguimiento de los pacientes reactivos y de control vectorial de las viviendas con vinchucas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *