Luego de sugerir que los militares podrían disparar contra la caravana de migrantes que intenta llegar a Estados Unidos, el presidente Donald Trump visitará la Argentina para participar de la cumbre del G20 que se desarrollará en Buenos Aires entre el 30 de noviembre y el 1° de diciembre. El mandatario estará cuatro días en el país, donde permanecerá totalmente blindado: traerá mil custodios y hasta un portaaviones.

Para garantizar su seguridad, Trump se trasladará en su famosa “Bestia”, un Cadillac de titanio que estrenó en septiembre. Y como si esto fuera poco, un periódico de Montevideo informó que “400 estadounidenses, entre civiles, militares y miembros del servicio secreto, más ocho aviones de logística y apoyo a la seguridad, usarán el territorio uruguayo como base para la protección de los dignatarios extranjeros” durante la cumbre.

De esta manera, el país norteamericano ayudará las Fuerzas Armadas Argentinas para custodiar el espacio marítimo y aéreo durante las fechas en que se realizará el evento.

Estados Unidos, Rusia y China serán los países más exigentes en cuanto a la seguridad de sus presidentes. Se estima que entre los tres tendrán la mayoría de los casi 5.000 custodios extranjeros que arribarán a la Argentina. En su estadía, todo parece indicar que Trump mantendrá una reunión con el presidente chino Xi Jinping y con Vladimir Putin, además de un encuentro a solas con el anfitrión, Mauricio Macri, el jueves 29.

Caravana migrante

Después de asegurar que las tropas desplegadas en la frontera podrán abrir fuego en caso de ser atacadas “con una piedra” por los miembros de la caravana procedente de Honduras, tal y como, según dijo, hicieron al entrar en México, el presidente de Estados Unidos se retractó de sus dichos y expresó que quienes agredan a los soldados, solamente serán arrestados.

En tanto, El Pentágono expresó en un comunicado el despliegue de más de 5.200 soldados en la frontera después de que Trump anunciara en su cuenta de Twitter el envío de militares a esa zona.