Un exministro de Lula dice que Bolsonaro busca una teocracia evangelista «made in USA»

 ENTREVISTA

En diálogo con Télam, Gilberto Carvalho, el exministro y exjefe de asesores de la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, nos cuenta como en la campaña del actual mandatario brasileño «Se está haciendo un uso criminal de la fe» y los fake news contra el candidato del Partido de los Trabajadores.

POR PABLO GIULIANO, CORRESPONSAL EN BRASIL

Gilberto Carvalho inform acerca de la incidencia de la religin en la campaa brasilea
Gilberto Carvalho informó acerca de la incidencia de la religión en la campaña brasileña

El bolsonarismo busca implementar con la reelección de Jair Bolsonaro un modelo inédito en la historia de Brasil, el de un sistema basado en los valores del «neofascismo combinado con el fundamentalismo religioso» evangelista adoptando un geopolítico importado de Estados Unidos, afirmó a Télam Gilberto Carvalho, el exministro y exjefe de asesores de la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva.

Carvalho, un teólogo católico y político histórico del Partido de los Trabajadores (PT) que también es interlocutor entre el PT y el papa Francisco y otras religiones, fue el articulador, la semana pasada, de la Carta a los Evangelistas que Lula publicó para intentar revertir la distancia de 70 a 30 entre los cristianos no católicos que le lleva Bolsonaro en ese segmento, que sería superior al 30% del padrón electoral.

El dirigente leyó la semana pasada la carta en un evento con un coro gospel, pastores y políticos progresistas vinculados a las iglesias evangélicas, ante el avance de casos de persecuciones a pastores que rechazan usar el ´púlpito para pedirles a los fieles que voten a Bolsonaro.

«Brasil corre el riesgo de ser una teocracia. Estamos en riesgo de que se instale en Brasil una política triste que mezcla los valores del neofascismo con el fundamentalismo religioso de los oportunistas que apela a la cuestión de las costumbres, muy parecido a lo que logró Donald Trump en Estados Unidos, que llevó la agenda política a la moralidad y las costumbres», aseguró Carvalho.

Bolsonaro está basando parte de su campaña hacia los pobres en una serie de fake news -ya sancionada por la justicia electoral- en las que se afirma que Lula tiene un plan para cerrar los templos e iglesias, instalar baños unisex en las escuelas públicas, legalizar el aborto y liberar las drogas, propuestas que no están en la plataforma electoral opositora.

El presidente cuenta desde 2018 con una férrea alianza con las mayores iglesias evangelistas como por ejemplo Asamblea de Dios (que en a segunda vuelta ofreció sus instalaciones para las campañas), y la Iglesia Universal, del magnate Edir Macedo, dueño de la cadena televisiva Record, del portal de noticias R7 y vinculado al Partido Republicanos, que puede ganar la gobernación de San Pablo con el bolsonarista Tarcisio de Freitas.

Lula sufre una campaa de fake news por parte del bolsonarismo
Lula sufre una campaña de fake news por parte del bolsonarismo

Para Carvalho, que también fue ministro secretario general de la presidencia de Dilma Rousseff y organizador del primera viaje del Papa Francisco a Brasil, en 2013, la diseminación de este tipo de credo neofascista y fundamentalista «gana una dimensión con el origen popular de este evangelismo que es aprovechado por estos oportunistas con un discurso antidemocrático»

El avance evangélico es directamente proporcional a la retirada de la Iglesia Católica de las periferias, favelas y barrios obreros, según Carvalho, en un proceso que se aceleró en los años noventa como resultado de la lucha contra la Teología de la Liberación del Papa Juan Pablo II.

Brasil se enorgullecía de ser el país con más católicos del mundo pero esa proporción de católicos no decide el voto por la religión, como sí ocurre en gran parte de los neopentecostales.

«Brasil -analizó Carvalho- era un país donde la iglesia católica tenia un apego a los pobres, buscando empoderar a las clases populares. Con el combate de Juan Pablo II a la teología e la liberación la iglesia perdió raíces populares, fue para el lado de la renovación carismática de Estados Unidos y se burocratizó y se alejó de las periferias. Ese espacio fue ocupado rápidamente por los neopentecostales trayendo una ola desde los Estados Unidos».

Por eso, subrayó, «es un proceso que no es inocente, que forma parte de la geopolítica».

Carvalho admitió que Lula debió hacer una carta específica para los evangelistas 10 días antes de la elección casi contra su voluntad. «Fue para estancar el sangrado de votos».

«Lula no quiso hacer campaña dentro de las iglesias. Nuestro límite es decir las cosas con claridad, sin mezclar la política con la fe individual. Tenemos un sistema de coacción de pastores hacia fieles», contó.

La Primera Dama junta votos para Bolsonaro entre los evangelistas
La Primera Dama junta votos para Bolsonaro entre los evangelistas

Entonces, Lula debió recordar en su programa electoral que la libertad religiosa estaba garantizada y que fue el por ejemplo en su mandato que legalizó la Marcha de Jesús, una masiva movilización que todo los años se realiza en San Pablo y que fue adoptada por propia por la extrema derecha.

Ante la pregunta de si Lula debió terminar aceptando la agenda del adversario sobre valores, Carvalho dijo que «nunca se imaginaba que llegarían tan lejos en relación a la iglesia y el proyecto político».

Bolsonaristas abuchearon el 12 de octubre, día de la patrona nacional, la Virgen de Aparecida, a los curas y obispos que citaban palabras como desigualdad y hambre, acusándolos de comunistas o electores de Lula.

«Se está haciendo un uso criminal de la fe», relató Carvalho.

Y recordó que en 2012 los líderes de las iglesias evangelistas comenzaron a percibir que se estaba formando un polo conservador de derechas y comenzaron a considerar como enemigos a los gobiernos del PT, que terminaron en 2016 con el juicio político a Dilma Rousseff, en el cual muchos diputados y senadores votaban por «la familia» y valores religiosos.

«Bolsonaro hizo alianzas con los grandes líderes de los cultos evangelistas que venían al Palacio del Planalto a vernos en los gobiernos de Lula y Dilma para pedir licencias para radio y televisión, iban a rezar adentro del Palacio del Planalto pero siempre tuvimos con ellos una relación republicana», sostuvo.

Para Carvalho, los líderes evangelistas han apostado a mezclar el púlpito con la política y esto comenzó a generar un problema con los fieles y pastores.

Bolsonaro, que es católico pero fue bautizado en el Rio Jordán por el dirigente político conservador conocido pastor Everaldo, envió a su esposa, Michelle Firmo, a todas las sedes de la Asamblea de Dios de los estados para juntar votos. En los discursos, la primera dama repite que lo que se juega el domingo no es una elección sino una «batalla espiritual».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *