lmendoza@cronica.com.ar

En una reunión informativa sin mayores cruces discursivos y equilibrio en los fundamentos, comenzaron este martes en el Senado las exposiciones de especialistas que se pronunciaron a favor y en contra de la legalización del aborto.

Lo hicieron en el plenario de las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales y Asuntos Constitucionales, presididas por el radical Mario Fiad y los justicialistas Pedro GuastavinoDalmacio Mera, respectivamente, que seguirá este miércoles y que se extenderá durante los martes y miércoles del mes de julio. El 1° de agosto se firmarán los dictámenes y el 8 de agosto se tratará en el recinto de sesiones. En el arranque de la reunión, el senador Fiad informó que se incorporaba al temario un proyecto del radical chaqueño Ángel Rozas, quien propuso la convocatoria de una consulta popular no vinculante para que la ciudadanía se pronuncie sobre el polémico tema.

La ex funcionaria kirchnerista María Lucila “Pimpi” Colombo abrió las exposiciones señalando que está en contra de la penalización de las mujeres que se sometan al aborto y sostuvo que el rechazo al proyecto en discusión “no da ninguna respuesta” a la problemática planteada.

También criticó al gobierno: “Nos ha sometido a esta discusión para dividirnos. Sostiene el ministro de Salud (Adolfo Rubinstein) que hay que legalizar el aborto y habla como si estuviéramos en ‘Alicia en el país de las maravillas’, pero en la salita no hay preservativos”, enfatizó.

Desde el punto de vista religioso se manifestaron en contra de la interrupción voluntaria del embarazo el rabino Fernando Szlajen, quien comparó el aborto con la eutanasia, y el sacerdote católico Matías Jurado, que fundamentó su defensa de “las dos vidas”.

Por su parte, el director de la Fundación Huésped, Leandro Cahn, dijo que está a favor de la media sanción de Diputados. “Nadie defiende más la vida que quienes pugnamos por el aborto legal”, aseguró.

También se pronunció a favor la socióloga Martha Rosemberg, quien pidió a los senadores que “transformen el dolor en derechos” y que en esa línea voten el proyecto “tal como lo hizo la Cámara de Diputados”.

Desde el colectivo que se opone a legalizar el aborto, el abogado Manuel García Mansillamanifestó que “es un delito con algunas causales de no punibilidad”, y añadió: “Pretenden garantizarlo como si fuera un derecho, pero ese supuesto derecho no existe”.

La médica Patricia Robemberg defendió la utilización del Misoprostol como método abortivo, indicando que es un medicamento que no está considerado como invasivo. “Es un tratamiento ambulatoria no invasivo”, completó.

En el cierre del plenario expuso la abogada María Angélica Gelli, quien consideró que el proyecto es “amplísimo” en su normativa, porque habilita la realización del aborto más allá de las 14 semanas de gestación. “El no nacido es el gran ausente de este debate”, expresó durante la ronda de preguntas de los legisladores, haciendo mención a artículos y a tratados internacionales incluidos en la Constitución Nacional.