La historia parece sacada de una película de terror y sucedió en Ipswich, una ciudad ubicada en el condado de Suffolk, en el Reino Unido.

Durante más de un año, vecinos de las afueras de la urbe se despertaban por las noches con una siniestra canción infantil, cuyo origen desconocían.

Lo que sí identificaron los vecinos es que se trataba de “It’s Raining, It’s Pouring”, que cuenta la historia de un anciano que se golpeó la cabeza y no pudo despertarse más…

Según publica The Independent, recoge RT, la canción sonaba varias horas durante las noches y tenía aterrorizado al pueblo entero.

Una vecina, Alice Randle, relató que “la cantaba lo que parecía ser un niño pequeño” y eso la hacía “muy inquietante (…) algo de Freddy Krueger”.

Randle acudió a las autoridades, quienes tras investigar el hecho descubrieron de dónde provenía la espeluznante canción.

Se trataba de la alarma de un galpón ubicado en una zona industrial, que se disparaba porque arañas activaban los sensores de movimiento.

Los dueños del lugar reconocieron que utilizaban la siniestra melodía para espantar a los ladrones y realizaron los ajustes necesarios para que no volviera a sonar.