Una joven sufrió una infección luego de usar la copa menstrual

Una deportista contó su experiencia a través de las redes sociales. Mirá el video.

Una joven sufrió una infección luego de usar la copa menstrual(Foto: Instagram @palomagiordano)
Una joven sufrió una infección luego de usar la copa menstrual | Foto: Instagram @palomagiordano

Paloma Giordano, integrante de la Selección Argentina de esquí acuático, compartió un video en redes sociales donde contó que sufrió una infección y que tuvo que ser operada luego de usar la copita menstrual.

«Empecé con dolores pensando que eran de ovarios. Hace tiempito que uso la copita, y fue la mejor decisión que había tomado. Súper cómodo, práctico, era lo mejor que me había pasado», comenzó.

Luego siguió: «Después tuve dolores súper intensos, se me había hinchado la panza. Me levanté porque no aguantaba el dolor, me tomé un par de pastillas (…) a la tarde vine a la guardia y el ginecólogo me dijo que podía llegar a ser porque tenía el útero inflamado pero no sabía por qué».

La joven indicó que fue sometida a varios estudios para poder averiguar el origen del dolor; aunque pudo volver a su casa, al día siguiente tuvo que acudir nuevamente al hospital: «El médico de guardia me había dicho que me iban a internar para ver qué tenía».

«Vine, me pusieron un suero, me pusieron calmantes, antibióticos», recordó y agregó: «Temblaba del dolor de panza, era un dolor inexplicable, no podía moverme, no podía hacer nada».

«Me hicieron una ecografía, vieron que los riñones no eran, los ovarios tampoco, el útero no tenía nada (…) la médica me dijo que me iban a tener que operar», continuó. Según cuenta, finalmente se determinó que sufrió una infección, una peritonitis.

«Esto es una bacteria que me entró en la vagina, se fue para arriba y para la trompa. A mi me pasó esto por el uso de la copita, la amaba pero la voy a tener que dejar de usar. Yo siempre la cuidé; me pasó eso a mi, es muy raro, no significa que otras chicas no la puedan usar, solo quería contarles mi situación», expresó.

Según aclaró, su cuerpo había rechazado la copita en el pasado: «Se supone que no tiene que doler y a veces a mi me molestaba, no me llevaba muy bien. Pero yo la seguí usando».

«Ayúdenme a difundir, para que mi historia le llegue a todas esas chicas que la utilizan, y puedan estar atentas a los síntomas. Gracias a todas las personas que estuvieron a mi lado, ahora con mucha fuerza para que no se vuelva a reproducir esta bacteria», agregó en su cuenta de Instagram, donde aseguró que los médicos ya le dieron el alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.