Valeria González: “El breaking me cambió la vida”

La bailarina radicada en Tunuyán, cuenta cómo transcurrieron estos dos años, luego de su participación en los Juegos de la Juventud, Buenos Aires 2018.

Tras su presentación en los Juegos Olímpicos de la Juventud, la carrera de
Valeria González tomó impulso. Sin embargo, llegar a Buenos Aires 2018, no
fue nada sencillo. Luego de emprender una importante campaña solidaria
para recaudar fondos y costear los pasajes, Valeria viajó a Tokio, Japón, junto a su entrenador Jeremías Sosa para participar del preolímpico, donde logró quedar clasificada entre las 12 mejores bailarinas del mundo, pudiendo cumplir el sueño de ser parte de esa competencia mundial.

El debut en los JJOO 2018, además de dejarle una grata experiencia, le dio la
posibilidad de tener su propia academia de baile para mujeres. “El breaking
me cambió la vida. Tanto en el baile, como también en mi vida y mi
pensamiento. Crecí mucho después de todo lo que viví. Cambiaron mis metas y sueños. Cambio mi imagen”, aseguró.

La joven de 20 años, empezó a bailar en 2014, cuando se mudó con su familia de Tupungato a Tunuyán y así lo recuerda: “Me llamó la atención la danza porque la había visto en videos musicales, en el canal MTV. Nos mudamos y mi mamá se enteró que estaban dando clases en un CIC municipal de acá de Tunuyán. Me llevó y al principio cuando vi que se paraban con la cabeza y hacían verticales me asusté. Pero tomé valor y me quedé tres clases como para probar y desde entonces no he dejado de bailar”.

Varios meses después de su paso por las Olimpiadas, ya en 2019, participó en el Battle of the Year AUP en Córdoba, competencia de breaking que se lleva a cabo además en Uruguay y Paraguay. Allí, la joven logró llegar hasta los cuartos de final en una competencia muy reñida.

A fines del año pasado, se presentó en dos competencias más; en el mes de
noviembre en Santa Fe, en Dinamic Battle y en Tunuyán, en Al Estilo Urbano. “Gané ambas competencias. Una era de mujeres y la otra mixta”,
comentó.

Luego llegó la pandemia y Valeria se inscribió en competencias virtuales: “En una quedé en el Top 32 entre las mejores B-Girls (mujeres que bailan
breaking) a nivel mundial, que fue hace dos meses y ahora, la semana pasada me inscribí en otra y estoy esperando los resultados para ver si quedé o no”.

La deportista del Valle de Uco, se encuentra cursando el último año de la
secundaria y vive sola en el centro de Tunuyán. “Además de practicar hip hop, hago videos chistosos y entrevisto a artistas. Soy tallerista, profe de breaking pero solo para niñas. Actualmente no estoy dando clases por la pandemia, pero voy a empezar a dar clases privadas”, comentó.

Respecto al período de receso por la pandemia, la destacada B-Girl expresó
que se lo tomó muy bien, que le sirvió para reflexionar. Comenzó un proyecto personal en el que hace entrevistas por su canal de Youtube y sube contenidos a dos cuentas de Instagram, una sobre su carrera deportiva y otra en la que sube videos graciosos, además de su espacio en Tik Tok. “Aparte del baile, me gusta el tema del humor y de eso se tratan mis entrevistas. Por ejemplo, entrevisto a un músico o artista y al principio cuando comienzo, hago preguntas serias para que el público conozca a esa persona y después les hago preguntas que me envía la gente a mí, que son anónimas. Me arreglo vendiendo barbijos y otras cosas. Y no dejo de realizar mis entrenamientos físicos y de breaking”, relató la mendocina.

Respecto de sus objetivos, compartió: “Primero que nada, mi meta es dejar mi legado, sería una de las formas de devolverle a la cultura Hip Hop todo lo que me ha dado. También seguir compitiendo y llegar a Europa. De ahí en más, que sea lo que el universo quiera” y agregó: “Sueño con poder estar en todas las competencias de nivel mundial, como por ejemplo: Red Bull BC One, IBE, Battle of The YearOut BreakUndisputedSilber Back Open, entre otras”.

Además, expresó que para ella uno de sus referentes es Jeremías Sosa. “Mi
maestro y mejor amigo…. Él fue quien me adentró a la cultura. Quien se bancó mis peores momentos, pre y pos olimpiadas. Aparte de eso, lo admiro por su fuerza de voluntad, disciplina y constancia. Lo que le digas, él lo hace. Es muy talentoso, humilde y pacífico. Lo admiro como persona y como bailarín. Eternamente agradecida con el universo por darme un amigo de fierro como él”, aseguró con orgullo.

El breaking marcó un antes y un después en la vida Valeria. En pocos años
encontró en este estilo de baile un nuevo espacio para expresarse y
transformar sus días. “Es muy difícil explicar lo que siento cuando bailo, no sé cómo describirlo. Yo creo que es según el día o las cosas que me hayan pasado antes de bailar. Por ahí me siento ansiosa, por ahí nerviosa, por ahí me siento con presión, mucha presión… Pero normalmente me siento libre. Siento que todo lo malo sale a la hora de pisar el escenario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *