Cambiemos realizó un timbreo en territorio bonaerense encabezado por la gobernadora María Eugenia Vidal. No fue un timbreo nacional, sino que estuvo concentrado en la provincia más grande del país, específicamente en el Conurbano.

Allí se dirimirán las elecciones del año que viene. El gobierno montó un operativo especial de contención social y reparto de fondos para tener un diciembre en calma.

En las últimas horas incluso se anunciaron beneficios para jubilados y sectores carecientes de la provincia, cuando a nivel nacional no se produjeron anuncios similares.

Hay quienes dicen que esta estrategia está coordinada entre Macri y Vidal, y otros que sostienen que la gobernadora busca diferenciarse del Ejecutivo nacional y del duro año económico.

La mandataria bonaerense recorrió la localidad de Guernica, en el partido de Presidente Perón, que es gobernado por el peronista Aníbal Regueiro.

La elección del lugar no fue casual. Cambiemos intentará sumar distritos hoy gobernados por el peronismo, una misión más que difícil ya que en muchos de estos municipios hoy Cristina tiene una intención de voto superior al 30%.

El vicegobernador de la provincia, Daniel Salvador, recorrió por su parte la localidad de Garín, en el partido de Escobar, donde también se lo vio a Leo Sarquís, ministro de Agroindustria bonaerense.

Firme en su intención de convertirse algún día en intendente de La Matanza, el ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro, quien fuera en su momento funcionario de Vidal, se paseó por Ramos Mejía, que forma parte del partido más populoso de la provincia.

Esteban Bullrich, senador nacional, visitó San Fernando junto a Alex Campbell, el hombre de Vidal encargado de la relación entre el Ejecutivo bonaerense y los 135 municipios.

Martiniano Molina, intendente de Quilmes, caminó las calles de su distrito, y el jefe comunal de La Plata, Julio Garro, estuvo en la localidad de Los Hornos, cerca de la ciudad de las diagonales.

Hay quienes sostienen dentro de Cambiemos que el de ayer puede llegar a ser el último contacto directo con los vecinos de la coalición de gobierno del año. Algunos creen que no habrá timbreos en diciembre.