Los miembros de la APDH habían llegados advertidos por la represión y la fuerza de seguridad les impide el paso. Además, puede verse claramente la presencia de un unimog de gendarmería, algo que la ministra de Seguridad Patricia Bulrrich negó hasta que no le quedó más remedio que confirmarlo en el Senado.