Una periodista búlgara de una candena de televisión local fue encontrada muerta en Rus. (norte del país), víctima, según la justicia, de un asesinato que está provocando gran indignación en toda Europa.

El cadáver de Viktoria Marinova, de 30 años, responsable administrativa y presentadora de TVN Ruse, fue encontrado el sábado en un parque de la ciudad, señaló el fiscal regional,Georgy Georgiev.

La joven recibió un golpe en la cabeza y fue estrangulada y, según el ministerio del Interior, también fue violada.

La investigación indaga todas las pistas, tanto vinculadas a su vida personal como profesional. Era animadora de un programa de asuntos sociales locales de Ruse, un gran puerto sobre el río Danubio, en la frontera con Rumania.

En la última emisión de este programa, el 30 de septiembre, pasó una entrevista con dos conocidos periodistas de investigación, el búlgaro Dimitar Stoyanov, y el rumano Attila Biro, quienes se encuentran investigando eventuales fraudes en los subsidios de la Unión Europea (UE), que involucrarían a empresarios y cargos electos del país.

Ambos periodistas fueron detenidos brevemente por la policía durante la investigación de este asesinato, y el caso provocó la condena de la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF).

En la última clasificación de RSF sobre la libertad de prensa, Bulgaria figura en el puesto 111º sobre 180 países, por lejos el peor de la UE, puesto que es acusada regularmente por la corrupción de su entorno mediático, que viola la libertad de prensa.