Varias casas fueron incendiadas anoche en Vuelta del Río, Comunidad mapuche lindera a la Pu Lof Cushamen, donde después de una violenta represión policial ocurrida el 1 de agosto a manos de Gendarmería, no se lo volvió a ver nunca más a Santiago Maldonado, un caso que lleva como carátula la de “desaparición forzada de persona”.
Esta comunidad, la de Cushamen, sufrió un violento operativo, según consigna Revista Cítrica, ordenado por el juez Guido Otranto. Ayer, ante el atropello que significó ver a sus ancianos durante horas esposados y a la intemperie, decidieron decir basta. Y se fueron para el Juzgado Federal junto a otras comunidades Mapuche.
Anoche, al volver a su territorio, se encontraron con sus viviendas incendiadas.
En tanto, la CTA-A, en la voz de su secretaria de Relaciones con los Pueblos Originarios de la Central bonaerense, Miriam Liempe, repudió enérgicamente este nuevo accionar represivo “y sigue respondiendo con organización y solidaridad”.
“Desde el área de Relaciones con los Pueblos Originarios, como secretaria de ella, repudio la quema de casas anoche en la Vuelta del río, en la provincia de Chubut. Estos hermanos habían manifestado su adhesión a la búsqueda de Santiago Maldonado y el repudio al juez Otranto”.
“Los hermanos demuestran solidaridad con la familia de Santiago Maldonado y la respuesta fue la quema de sus casas, que les cuesta muchísimo tener y mantener. La quema de casas significa un claro avance represivo de las fuerzas del Estado, en complicidad con los jueces, atacando a las comunidades en su territorio”, expresaron.
“Los pueblos estamos autoconvocándonos para el día 23 al 27, cuando se trate la ley 26.160, que pide el relevamiento de los pueblos y las comunidades y que se frene con los desalojos”, aseguraron en un comunicado.
“Estamos en voluntad de diálogo pero esto no está existiendo y siempre sobrepasan con violencia. Necesitamos la solidaridad de todos y todas y eso es lo que están queriendo reprimir: la solidaridad, pero nosotros respondemos con organización y diálogo”, concluyeron.