El hostigamiento contra los pueblos originarios recrudece día a día en el interior del país. Integrantes de una comunidad wichí de la localidad formoseña de Ingeniero Juárez denuncian que la policía provincial salió de cacería por el pueblo este fin de semana y detuvo e hirió al líder wichí, Roberto Frías, y a Lucas Frías.

El hecho ocurrió el sábado por la tarde en un operativo represivo que desplegó la fuerza de seguridad sobre el Barrio Obrero. Según testimonios, recogidos por el portal ANRed, ambos estarían gravemente heridos y hasta se habla de balas de fuego. “Vi en el suelo a Roberto, estaba muy mal, no podía hablar”, aseguró uno de los testigos.

“Roberto vive escondido y con temor por su vida”

Tras los arrestos, familiares y activistas por los derechos de los pueblos originarios se movilizaron a la comisaría de Ingeniero Juárez para exigir información sobre el estado de salud de ambos detenidos y precisiones sobre el lugar de detención porque temen que no hayan recibido la atención médica correspondiente.

Roberto Frías es un referente wichí que había sido detenido el año pasado junto a otro líder originario, Agustín Santillán. Desde que fue liberado en julio, los familiares aseguran que la persecución policial no cesa. “Roberto es una autoridad no reconocida. La policía lo ha marcado y lo persigue. Desde su liberación en julio, Roberto vive escondido y con temor por su vida. Hoy estamos desesperados no sabemos qué pasó”, aseguraron a ANRed.

Los pobladores denunciaron que durante la noche del sábado, la policía continuó patrullando los barrios y reprimiendo a balazos hasta que comenzó a llover. Este modus operandi contra la comunidad wichí, que incluye detenciones arbitrarias a menores y golpizas, es moneda corriente en Formosa, advirtieron desde la Gremial de Abogados.