Li-Meng Yan, la viróloga china que huyó de  China, y se refugió en Estados Unidos tras advertir de la peligrosidad del coronavirus (orthocoronavirinae), aseguró que tiene en su poder pruebas que demuestran que el covid-19 salió “de un laboratorio en Wuhan“.

“La secuencia del genoma es como una huella dactilar. Basándote en esto, puedes identificar cosas. Usaré estas pruebas para decirle a la gente por qué esto viene de un laboratorio en China, por qué son los que lo hicieron”, dijo la doctora.

“Cualquiera, incluso si no tiene conocimientos en Biología, será capaz de leerlo y de comprobar, identificar y verificarlo por sí mismo”, aseguró.

Yan, que se encuentra desde abril en un lugar indeterminado de Estados Unidos, adonde huyó temiendo por su integridad física, fue una de las primera virólogas en investigar el Covid-19, desde diciembre de 2019.

Cuando mostró todos sus descubrimientos a sus jefes de departamento estos no le tomaron en serio y le dijeron que “tuviera cuidado y fuera muy cautelosa”.

Li asegura que desde antes incluso de su huida, el Gobierno de Pekín busca destruir su reputación, y los culpa de organizar un ataque contra ella en redes sociales para silenciarla.

La confesión de Li-Meng Yan sobre el coronavirus