Por Sol Narosky

Un joven de 18 años volvió el último viernes de Buenos Aires a su vivienda ubicada en la localidad misionera de San Vicente, en el kilómetro 48 de la ruta provincial 13, barrio Taruma, y se encontró con un escenario realmente dramático: su casa ya no estaba más.

Se trata de Alexis Mattos, padre de un bebé de siete meses, quien denunció que le robaron absolutamente todo mientras se encontraba de viaje en busca de un trabajo. “Yo fui con mi mujer y mi hijo a Buenos Aires el 15 de febrero hasta el jueves pasado. Allá trabajé de jardinero y pude volver a mi provincia con un permiso”, explicó este jueves en diálogo con cronica.com.ar.

Tres días después de que Mattos fuera a la comisaría a radicar la denuncia, todo cambió de color: el acusado terminó entregando varios de los materiales. “Pude recuperar una cama, una cocinita, un ropero, un lavarropas, un colchón y algunas cosas más de la cocina”, enumeró en declaraciones a este medio. Sin embargo, aclaró que aún le faltan varias cosas, como por ejemplo su garrafa, frasadas y otros colchones.

La casa estaba ubicada en la localidad de San Vicente, Misiones.

“Todavía no pude recuperar todo lo que tenía. Pero el día de ayer (miércoles) por suerte recuperé las maderas que conformaban las paredes, el piso y el techo”, señaló. Y pese a la compleja situación que le tocó atravesar, Mattos se mostró “agradecido” debido a que por lo menos, logró obtener nuevamente sus maderas “que eran lo más importante”.

Así quedó el terreno después del robo.

Con respecto a dónde está viviendo ahora, el joven explicó que se encuentra en la casa de un vecino, quien se la alquila para que pueda pasar el confinamiento social bajo un techo.

La historia por detrás del robo

Ante la pregunta acerca de si el sospechoso quedó detenido, Mattos contestó que no. “Supuestamente él me denunció porque dice que le vendí mi casa antes de irme a Buenos Aires. Antes yo trabajaba en un aserradero, pero nunca le vendí a nadie las tablas de mi casa, ni nada”, manifestó, al tiempo que enfatizó: “No hay ningún comprobante que lo demuestre. Es mentira”.

Lo más extraño de todo, es que Mattos conocía al individuo que ahora acusa de ladrón. “Él era un compañero mío, iba a la casa de mi mamá y se quedaba a comer. No puedo entender porqué me hizo eso, yo nunca le hice nada”, apuntó.

“Él me denunció porque dice que le vendí mi casa antes de irme a Buenos Aires“.

Mirando hacia adelante, el joven expresó que lo que más le gustaría es recuperar todas sus cosas y que “esa persona vaya presa”. Ambas denuncias están hechas y el caso ya se encuentra en el juzgado, así que los involucrados están a la espera de nuevas novedades.