Bryan David Poplin un estadounidense de 31 años fue condenado por la Justicia de Córdoba a tres años de prisión por el delito de “grooming” tras admitir que obtuvo y difundió imágenes pornográficas de dos adolescentes de 13 años a  las que había seducido a través de una red social y luego acosado.

La condena, emitida por el juez de Control número 3 de la citada provincia, Esteban Díaz  Reyna se produjo después que el hombre, quien residía en Córdoba como estudiante de arquitectura, admitió haber cometido delitos de distribución y facilitación de imágenes pornográficas de menores de edad, a quienes contactó tecnológico con fines sexuales.

Según el medio local Cadena 3, el imputado nacido en los Estados Unidos se ganó la confianza de una de las víctimas, oriunda Villa Carlos Paz, a través de la red social Instagram mediante su cuenta “argengringo”, y por esta via logró que la menor le de su número de teléfono al tiempo que comenzaron a hablar por Whatsapp. A través de esta aplicación y tras insistentes pedidos, logró que la menor le enviara fotos y videos de contenido sexual.

Con el mismo modus operandis, Poplin acosó de otra menor que residía a unos 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba, también desde su perfil de Instagram, y no paró de intentarlo hasta que logró que le enviara una fotografía hot.

De acuerdo con la fiscal del caso, Ingrid Vago, el degenerado tuvo la aptitud suficiente para menoscabar la integridad sexual y para torcer el normal desarrollo de la sexualidad de la primera de esas víctimas, en virtud de resultar aquellos prematuros atento a la edad de la damnificada y excesivos al haber mantenido el contacto en este sentido en período de tiempo prolongado.

En el juicio abreviado, el acusado confesó haber cometido esos hechos y también admitió que había compartido con otros usuarios de Internet las imágenes predominantemente sexuales de una mujer menor de 18 años.

Antecedentes

En Estados Unidos, Poplin está registrado como un delincuente sexual  donde fue condenado en 2011 por tener una conducta sexual con una menor en el año 2008. La víctima en ese caso tenía 15 años.

Por último, en 2014 una madre de Pensilvania se sorprendió al saber que su pequeña hija de apenas 8 años estaba recibiendo fotos de desnudos por parte de este degenerado quien además le escribía si “él puede ir a su casa y colarse en la ventana de su habitación para mostrarle cómo tener relaciones sexuales” y realizar otros actos sexuales, según dijo la policía en la denuncia realiza en aquel entonces.

Popplin cuando fue detenido en Estados Unidos.