Febrero terminó con déficit fiscal: a Caputo no le alcanzó destruir jubilaciones

En febrero, el Excel del ministro quedó en rojo en el financiero por el pago de intereses de la deuda. No fue peor porque ingresó renta del fondo de la ANSES.

Ni la licuación de la plata de los jubilados salvó al ministro de Economía, Toto Caputo, del déficit fiscal; tras un enero con un superávit tanto primario como financiero flojo de papeles y pisando deudas del mercado energético. Los aplausos de Javier Milei, bien, gracias.

A pesar de la profundización del plan de ajuste y el recorte de gastos vinculados a jubilaciones, asignaciones familiares y provincias, en febrero las cuentas de la Administración Pública Nacional cerraron con un déficit financiero de $186.635 millones, según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Los resultados del segundo mes del año se debieron a que el gobierno de Milei tuvo que hacer frente a pagos de intereses por $1,1 billón, en particular con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El informe de la OPC revela que el rojo fiscal no fue mayor porque se computaron $206.024 millones como ingresos de rentas del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). También atribuye el resultado deficitario a que hubo “retrasos en algunos programas de gastos” y deudas no canceladas en el mercado de electricidad.

EL AJUSTE DE TOTO

Caputo pudo, en cambio, repetir el superávit primario, que no tiene en cuenta el pago de intereses. Fue de $929.154 millones, 1.805,5% superior al obtenido en 2023. En la casilla de los ingresos (2,6%), mejoró la recaudación del impuesto PAÍS, de derechos de exportación e IVA por el incremento interanual del tipo de cambio. En tanto, los ingresos por aportes y contribuciones a la seguridad social cayeron 23,6% por la disminución del salario real.

Los gastos corrientes disminuyeron 29,5%. Las mayores caídas se concentraron en jubilaciones y pensiones (33,9%), Asignación Universal por Hijo (4,4%), asignaciones familiares (27%), PAMI (41,1%), provincias (89,8%), energía (61%) y transporte (68,6%). Por el superávit de enero, las cuentas del primer bimestre siguen en terreno positivo ($1 billón), computando $550.571 millones del FGS.

Los ingresos de la administración nacional registrados en enero-febrero alcanzaron los $10,7 billones, mostrando un leve crecimiento de 0,4% en términos reales respecto de igual período del año anterior.

Los gastos primarios sumaron $ 7,2 billones, una caída de 33,6% en términos reales. “Con excepción de los otros gastos corrientes, que crecieron 31,9% principalmente por las transferencias a hospitales nacionales, todos los conceptos mostraron disminuciones reales en la comparación interanual”, puntualiza la OPC. “Las más significativas se observaron en los gastos de capital (82,4%), en las transferencias corrientes a provincias (73%) y en los subsidios energéticos (59,5%). Las jubilaciones y pensiones se redujeron 33% y, dada su participación en la estructura del gasto, fueron las que más contribuyeron a la reducción total”, detalla.

El informe de la OPC destaca que los haberes previsionales no alcanzados por los bonos mostraron una reducción real de 43% durante el primer bimestre, mientras que la pérdida de los haberes mínimos con bono incluido fue de 27,8%. También aclara que “existen deudas no canceladas dentro del Mercado Eléctrico Mayorista, las que suelen ser cubiertas por Cammesa. En la medida en que esta empresa intervenga para cancelar estas deudas, ello repercutirá en gastos a afrontar por el Tesoro durante el período de transición hasta que se reduzca o elimine la brecha entre costos y tarifas”, puntualiza.

LOS NÚMEROS DUDOSOS DE MILEI

El pago de los intereses de la deuda subió 34,2% ($2,4 billones), alcanzando los gastos totales casi $9,7 billones versus $10,7 billones de los ingresos. El informe de la OPC puntualiza que, “si bien los resultados fiscales de febrero empeoran respecto de los obtenidos en enero, por el efecto conjunto de estacionalidad y nivel de actividad en los recursos junto con una baja registración de gastos en el primer mes del año, se sitúan en niveles superiores al promedio de una serie de 15 años en el caso del resultado del resultado financiero y en el máximo nivel de la misma en el caso del resultado primario».

Adicionalmente, la OPC dijo que se observa que en febrero persisten retrasos en algunos programas de gastos mientras que, en sentido contrario, los intereses de deuda resultan estacionalmente altos de acuerdo al calendario de vencimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *